Dentro de tres meses, en España entrará en vigencia la Ley de Eutanasia que fue aprobada por el Congreso. El documento contempla el derecho a una muerte digna para que una persona pueda acabar con su vida de manera consciente, voluntaria e informada, por su propia mano o con ayuda, siempre con supervisión médica y sin ningún tipo de reconvención penal.

La ley faculta esta decisión personal a los pacientes con enfermedades incurables, crónicas e inhabilitantes, aquellos que se encuentren en fase terminal, quienes carecen de toda esperanza de disfrutar de una vida digna y soportan sufrimientos intolerables.

Según publicó el diario español El Mundo, quienes han defendido la eutanasia han insistido en que la misma se trata «de un derecho y no una obligación», un «ejemplo de empatía legislativa» con quienes padecen un calvario y a los que no se puede añadir «más sufrimiento jurídico». “Esta ley es para quienes no hay paliativos suficientes capaces de aliviar su situación», han señalado sus defensores.

De esta manera España se suma a la lista de países europeos –Holanda, Bélgica y Luxemburgo– que ya contemplan el «derecho a decidir» el momento de poner fin a la propia vida o, si se prefiere, «en qué condiciones quieren vivir», segúnn recuerda el rotativo.

El caso peruano

A inicios de mes de marzo, DiarioSalud informó sobre la lucha de Ana Estrada, una peruana que impulsó la aprobación de una corte judicial de su país para levantar toda penalización a sueutanasia, derecho que busca desde hace más de diez años, debido a su padecimiento de polimiositis, una enfermedad rara que la tiene postrada.

Si bien la sentencia judicial está dedicada al caso de Estrada, la decisión supone un paso hacia la legalización de la eutanasia en Perú, según analistas.

A la fecha, seis países en el mundo han legalizado la eutanasia: Bélgica, Canadá, Colombia, España, Holanda y Luxemburgo. En México existe la llamada ley del «buen morir», que autoriza al paciente o su familia a solicitar que la vida no sea prolongada por medios artificiales, mientras en Uruguay y Chile el Congreso discute un proyecto sobre la eutanasia.

Foto tomada del blog de Ana Estrada