Fotografía: Andrés Alarcón
Redacción: Hugo Constante – Infórmate y Punto

El Concejo Metropolitano de Quito remitió al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional un exhorto en el que solicitan se tomen medidas más restrictivas para combatir la propagación del coronavirus, que a decir de expertos en salud está desbordando la capacidad de atención hospitalaria de la capital.
El concejal Mario Granda y el médico Carlos Figueroa aseguraron a Infórmate y Punto, que, si la situación de contagios mantiene un ritmo que va creciendo en la capital y que si no se toman medidas alternativas, lo más probable es que Quito tenga que volver al semáforo rojo, es decir de restricción casi total.

Según Granda, un hecho real es que en la capital se están contagiando 20 personas por hora de Covid-19 porque la población ha entrado en una etapa de relajamiento casi absoluta. «Lamentablemente no existe la corresponsabilidad de la ciudadanía, tomando en cuenta que en varios sectores de Quito, particularmente del sur, de una manera irresponsable están en fiestas, en campeonatos, jugando voley, etcétera», dijo el edil.

De esta manera justifica que se pida la implementación de la Ley seca y la prohibición de reuniones sociales y restricción en el uso de espacios públicos como parques, casas comunales y canchas.

Pero la restricción del espacio público es potestad del Municipio que puede hacerlo a través de ordenanza. De hecho, al iniciarse la pandemia, en marzo, una de las primeras medidas tomadas por el alcalde, Jorge Yunda, amparado en el Estado de Excepción que se decretó para todo el país, fue la de prohibir el uso de espacios públicos como aceras, calzadas, parques, puentes peatonales, pasajes, entre otros. Además, en la normativa vigente está prohibido consumir licor en las vías, parques y plazas. Sin embargo, Granda considera que más fuerza restrictiva tiene una resolución del COE que una ordenanza.

Además, añade que una autorización del COE nacional podría abrir la puerta a la presencia de militares en la calle para que apoyen al control que realizan personal de las diferentes instituciones municipales.

Por su parte Figueroa considera que lo que hace falta es mayor información hacia la población de los protocolos de bioseguridad que se deben cumplir para que la gente sepa cómo es el mecanismo de contagio, la necesidad de circulación de aire, lo peligroso que pueden resultar las concentraciones ya sean estas en una fiesta, en una cancha, o en un gimnasio.

«Quito está en riesgo de regresar a semáforo en rojo, pero hay una doble responsabilidad para eso. Por un lado, la responsabilidad social de la gente y por otro la responsabilidad de las autoridades. Ninguno ha cumplido con su papel», dijo Figueroa.
El médico respalda parcialmente las medidas propuestas por el Municipio como la restricción de reuniones y de espacio público con apoyo en el control de militares y policías. Pero no está de acuerdo en que se eliminen salvoconductos ya que sería, dijo, desorganizarse en temas sensibles como distribución de alimentos.

Lo que se pide

El Concejo Metropolitano de Quito solicita al COE nacional que extienda el toque de queda entre las 19:00 y la 05:00; que se implemente la ley seca; prohibición de reuniones sociales y restricción del uso del espacio público para parques, casas comunales, canchas, escenarios deportivos y conchas acústicas.
También se pide eliminar los salvoconductos para la circulación vehicular y dejar sin vigencia los emitidos, con excepción de los que se requieran para el funcionamiento de las actividades esenciales determinadas por los órganos competentes. Por último, que la potestad de emitir los salvoconductos y el control de uso de los mismos sea del Municipio de Quito.